Pechugas cordón bleu

 

Rebane cada media pechuga em dos, horizontalmente. Use una maceta para aplastarlas. Obtendrá 24 biftecs de pechuga.

Mezcle la 1/2 taza de harina con la sal, pimienta y tomillo. Pase las pechugas por esta mezcla. Coloque una rebanada de jamón y otra de queso mozzarella entre cada  dos biftecs de pechuga. Quedará como si fuera un emparedado.

En una sartén, derrita la mantequilla, añada la cucharada de aceite y fría los emparedados de pechuga hasta  que doren, por ambos lados.

Colóquelos en un molde grande engrasado para hornear.

Vierta el vino en la sartén y con la harina y la grasa que había en ella, prepare una salsa, moviendo constantemente. Añada más harina si es necesario.

Derrame la salsa sobre el pollo y espolvoree con queso parmesano. Hornee a 350º F durante 20 minutos o hasta que la carne esté cocida.

Pechugas rellenas

 

Quite la piel y la grasa de las pechugas. Adobe a gusto.

Dore las pechugas en una sartén con aceite a fuego mediano. Añada la cebolla y pimiento verde para amortiguarlos. Deje cocinar un poco a fuego lento y eche el vino. Continúe cocinando hasta que se ablanden las pechugas pero sin que se sequen.

Deshuese y parta por la mitad cada una de las pechugas, obteniendo dos filetes.

Coloque cada filete sobre dos lascas de tocineta. Sobre el pollo coloque una rebanada de jamón, una de queso, una tirita de pimiento morrón y huevo duro.

Enrolle la pechuga (filete) cubriendo y apretando con la tocineta. Sujete con palillos de clientes.

Empane pasando por huevo batido y pan rallado.

Fría en aceite caliente.

 

Nota: Las pechugas enteras se pueden servir como plato principal, con la salsa en que se cocinaron o con salsa bechamel. También pueden partirse en rodajitas y usar como entremés.

Pechugas de pollo en escabeche

 

Hierva el pollo con agua que lo cubra (o a vapor) con la cebolla, ajo, pimiento, ajíes dulces y la sal. Cuando esté blando, escurra, quite los huesos y la piel. Desmenuce.

En una sartén vierta el aceite, vinagre y el resto de los ingredientes. Cocine durante 10 minutos a punto de hervor.

Coloque el pollo desmenuzado en un molde y vierta la salsa por encima. Es preferible dejarlo “curar” durante varias horas antes de servirlo.

Sirva con galletas sin sal.

Pechuga de pollo con crema de setas

Añada el aceite en un caldero y amortigüe las cebollas hasta que doren. Retire y reserve.

Fría en el mismo caldero las pechugas. Una vez doradas, agregue la crema de setas diluída, hoja de laurel, vino blanco y la cebolla.

Reduzca el fuego a lento, tape y deje cocinar durante 45 minutos.

Añada las papas hervidas y continúe cocinando 5 minutos más.

Coloque en una fuente y adorne con los guisantes.