Frijoles negros

 

Escoja y lave los frijoles. Enjuague dos veces. Deje en remojo la noche anterior, en una olla con agua que los cubra.

Al siguiente día, elimine el agua. Añada las cuatro tazas de agua, aceite de oliva, vinagre, azúcar, sal y el cubito de caldo de pollo. Cueza tapado a fuego moderado hasta que el frijol esté casi blando.

Eche el vino, el comino y rectifique la sal. Cocine durante media hora más, o hasta que espese a la cosistencia deseada.